Cuando se acerca fin de año, quienes festejamos la Navidad tenemos la tradición de poner un regalo (o varios) en el arbolito, para que pasadas las 00.00 hs. del 25 todos juntos los abramos.

En mi familia, hace unos años sumamos la tradición del “amigo invisible”. Los primeros días del mes de diciembre colocamos los nombres de todos aquellos que compartiremos la cena del 24 (exceptuando los niños que se encarga cada padre) y cada uno saca un papel que contendrá el nombre de la persona a la que le debería regalar UN UNICO regalo.

Pensamos que es mejor recibir un único y lindo regalo. Me llena de ilusión “romperme” la cabeza pensando que regalar. Pero a la vez me frustra, porque por suerte mi familia tiene las necesidades básicas satisfechas, y es difícil pensar en regalar algo porque “tienen de todo”.

Es así que, lamentablemente, el equilibrio entre ser original, no pasarme del presupuesto y regalar algo lindo, me termina jugando en contra y regalo un libro, una chomba o vestidito. No termina siendo lo que me gustaría y digo “total lo puede cambiar”. Para colmo soy cero detallista y nunca reconozco en el otro mi regalo. Es decir, nunca me doy cuenta si mi mamá se puso el vestido que le regalé o mi cuñado la chomba.

Sumado a lo difícil del regalo en sí, no sirvo para ir de shopping. Me aburre, me siento agobiado con la gente, me da calor probarme ropa, me parece el peor programa del mundo. Las promociones marean y todo me parece carísimo. Una tortura.

alone-513525_1920

Para empeorar las cosas, siento que estamos llenos de COSAS sin valor. Regalos y compras que ocupan espacio sin sentido. Te hablé del tema en Cuando menos resulta ser más. La única excepción son los libros y cuadros, pero no siempre son de interés del que me toca regalarle.

Este año trataré de regalar un MOMENTO. Y en la búsqueda intentaré respetar las siguientes reglas:

  • Que sea algo original
  • Que no sea algo material (que no ocupe espacio, solo en su mente o corazón)
  • Que se pueda comprar, en lo posible, por internet (evitar ir a un shopping es calidad de vida)
  • Quien lo reciba pueda disfrutar de un MOMENTO placentero
LEE TAMBIÉN  Cómo pagar con código QR

Como este blog tiene la idea de que viajes, a Capital Federal o a Europa, pero en definitiva que viajes, me veré tentado por opciones de paseo o momentos de disfrute de los sentidos. Lo voy a compartir con ustedes por si les ayuda para estas fiestas. Puede que no vivas en Buenos Aires o en Argentina, pero la idea es generar una idea de cambio. La lista puede ayudarte con algunas opciones que se me ocurren (los precios son del 2016 y habría que actualizarlos cuando leas este POST).

  1. Visita guiada al Teatro Colón. $90/persona para residentes.
  2. Té en la Villa Ocampo, San Isidro. Miércoles a Domingos (feriados también) de 15.30 a 18.30 hs. $110/persona o $200 para 2. El paseo por la casa (aún sin Té) vale la pena.
  3. Visita al Palacio Barolo. $160/persona para residentes.
  4. Brunch. Excelente opción que dejaré en manos del amigo SoyAustral y sus reportes. Aprox. $250/$400 por persona.
    1. Brunch en Tea Connection
    2. Brunch en The Mill
    3. Brunch en Malvon
    4. Brunch en Café Crespín
    5. Brunch en Le Blé
  5. Alvear afternoon tea. Lunes a viernes $450/persona. $490/persona los fines de semana. Mi reseña sobre la experiencia: Alvear afternoon Tea, un imperdible de Buenos Aires.
  6. Teatro. Acá hay muchas opciones, pero te paso una para que evalúes su costo: Le Prenom. $450/persona. Hay descuentos con varias tarjetas y Club la Nación 2×1 en muchas obras.
  7. Almuerzo en Uribelarrea. Hay varias opciones, pero una vez más usamos el blog amigo de Soy Austral que te cuenta sobre esta experiencia.
  8. Té en el Palacio Duhau – Park Hyatt Buenos Aires. de 16 a 19 hs. Reserva telefónica previa. $500/persona.
  9. Té en el Llao Llao Hotel. de 16.30 a 19 hs. Reserva telefónica previa es recomendable. $520/persona.
  10. Viaje a Carmelo por Cacciola. Salen desde el puerto de Tigre. Hay promociones con Club la Nación, 365, YPF Serviclub: 2×1 días de semana, 20% de descuento los fines de semana y paquetes con una o más noches. Desde $558/persona.
  11. Ida y vuelta a Colonia, Uruguay, en el día. Por Colonia Express. Desde $1.250/persona.
  12. Degustación de Vinos y Quesos – Palacio Duhau – Park Hyatt Buenos Aires. Todos los días a las 18.30 hs. $1.300/persona
  13. Ida y vuelta a Colonia, Uruguay, en el día.  Por Buquebus. Desde $1.323/persona
  14. Brunch – Palacio Duhau – Park Hyatt Buenos Aires. Domingos de 12.30 a 16.00 hs. $1.400/persona
  15. Paseo en Globo aerostático. Días de semana $1.900/persona. Fines de semana $2.400/persona.
  16. Salto en paracaídas en Lobos. $3.500/persona. El instructor lleva una GOPRO en su casco y el precio incluye la filmación. Lunes a viernes con reserva previa. Sábados y domingos no se hacen reservas, los saltos se hacen por orden de llegada desde las 9 hs.
LEE TAMBIÉN  Frases de un hijo sin filtro

restaurant-783093_1920

El regalo se complementa con la logística del viaje. Ejemplo: pasás a buscar a la persona que le regalaste el salto en paracaídas y lo llevás a Lobos. O le regalás a tu mamá el viaje a Carmelo y la pasás a buscar para que vaya con tu papá o una amiga. Y al regreso la esperás en el puerto para dejarla en su casa. O también podés ser parte del regalo, yendo con el homenajeado al teatro.

hot-air-balloon-4761_1920

Las opciones son varias. Quiero proponerte una vuelta de tuerca al regalo habitual. Creo firmemente en la opción de regalar MOMENTOS frente a regalar COSAS.

Es un desafío, también depende de quien te toque, ¿no?

A través de los comentarios por twitter y por el blog, iré actualizando la lista de opciones.

¿A vos que te gustaría que te regalen?¿Una cartera o un Té en un hotel 5 estrellas? ¿Una chomba o una salida a ver una obra de Teatro?

juano_flyer_logo_final-08

Relacionados

12 cuadras que debería repetir cada año Algunos saben que tengo que tengo un Gen Mutado llamado CHD1 y tengo que sacarme el estómago en forma preventiva, ya que tengo un 80% de probabilidade...
Mi “lista viajera” para intentar reduc... En una época en la que iba al gimnasio de madrugada (6AM), además de tirar la plata porque ni se nota que estuve yendo dos años, a menudo me olvidaba ...
¿Vas a saltar de la cacerola? Hace unos años vivía en Chile. Trabajaba en el área de finanzas. Había un pasante en el área comercial, Cristián, con el que solíamos almorzar y habla...