juano_flyer_logo_final-12El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, entre tantas otras actividades turísticas, ofrece la posibilidad de conocer embajadas que hasta el año pasado era impensado visitar.

Es así que en 2016, por primera vez, pudimos visitar el Palacio Bosch, la Embajada de Estados Unidos (octubre 2016) y el Palacio Pereda, Embajada de Brasil (noviembre 2016). Estas dos actividades se sumaron a la ya habitual visita al Palacio Ortiz Basualdo, Embajada francesa (septiembre 2016).

Voy a contarles algo de la historia del Palacio Pereda, una increíble propiedad que se encuentra frente a la Plaza Carlos Pellegrini y frente a la Embajada de Francia, más precisamente en la calle Arroyo 1130.

45_big

Celedonio Pereda, argentino nacido en 1860, patriarca de la familia Pereda, decide construir a inicios del Siglo XX, un palacio imitando al edificio del Museo Jacquemart André de París. La obra se inicia en 1919 y culmina en 1936.

La fortuna familiar provenía de los agronegocios, ya que con 122.000 hectáreas de campo, ocupaban en la época el cuarto lugar en número de hectáreas dentro de los terratenientes locales.

El matrimonio Pereda, a pesar de que tuvo 6 hijos, no tuvo problemas para convivir en esta mansión de 4 plantas. 🙂

La obra del Palacio Pereda comenzó bajo de dirección del Arquitecto Louis Martin quien dejó sus tareas al poco tiempo de iniciada la obra por diferencias con Celedonio Pereda por la escalera del Hall Principal. Celedonio quería una copia exacta del Museo Jacquemart André, pero para Louis Martin era imposible por las dimensiones del hall. En su reemplazo es contratado el reconocido arquitecto belga Julio Dormal quien si finalizó la obra.

LEE TAMBIÉN  Mi primer Experiencia Airbnb

Te propongo recorrer parte del palacio a través de algunas fotos que tuve la oportunidad de tomar el día de la visita. Es para destacar la libertad que tuvimos para filmar, fotografiar o inclusive hacer un Periscope dentro de la propiedad. Por ejemplo, en la Embajada de los Estados Unidos esto no es posible.

20161126_160248

Escalera Principal

20161126_160622

Hall de Recepción de la Plata Baja

20161126_161054

Capilla

20161126_161231

Cielo raso del baño de caballeros

20161126_161423

Salón de caballeros. Donde los hombres post almuerzo o cena hablaban de negocios

20161126_162033

Salón de música

20161126_162055

Cielo raso del Salón de Música

20161126_162233

Salón Dorado

20161126_162327

Salón Dorado

20161126_162400

Cielo raso del Salón Dorado

20161126_162428

Detalle del Salón Dorado

img-20161126-wa0047

Comedor Principal donde los domingos almorzaba la familia. Se usa y usaba para recepciones

img-20161126-wa0055

Hall de recepción de la Primera Planta

img-20161126-wa0056

Jardín con piscina

img-20161126-wa0051

Comedor diario donde la familia Pereda comía todos los días

La propiedad tiene 4.000 metros cuadros en 4 plantas. Solo pudimos conocer dos de ellas, ya que el Embajador de Brasil vive allí, tiene sus “departamentos privados” y obviamente “su casa” no es de acceso público. Además poseen oficinas en la tercera planta que no visitamos.

Las telas de los cielos rasos son algo que nunca había visto. El artista Sert realizó en cada uno de los ambientes principales una obra más increíble que la otra para admirar por un largo rato.

El 1938, tan solo 2 años después de inaugurado el edificio, la familia Pereda cedió su propiedad al Presidente brasileño Getulio Vargas, quien de visita en la Argentina, disfrutó de las comodidades de la mansión porteña. Sin saberlo, esta visita jugaría un papel muy importante en el futuro del Palacio.

LEE TAMBIÉN  Camino de Santiago Francés: de Pedrouzo a Santiago de Compostela - etapa 6

La crisis mundial que comenzó en 1930 sumado a la segunda guerra mundial, hizo que semejante palacio con 40 empleados permanentes sume un costo muy alto para una familia que contaba con otras tantas propiedades a lo largo de nuestro país y el mundo.

Es así que en 1945, el gobierno brasileño, presidido por el visitante ilustre del Palacio que había quedado encantado, decide adquirir la propiedad para que funcione como embajada del país vecino. El precio pactado fué de 4.000 toneladas de hierro  en barra en el puerto de Río de Janeiro más la propiedad que hasta ese momento ocupaba la embajada en la calle Callao al 1500. La familia Pereda se mudó con sus pertenencias y algunas obras de arte.

El gobierno brasileño mantuvo intacto el Palacio, su vajilla y mobiliario. A lo largo de este tiempo tuvo 2 grandes restauraciones y en 2016, por primera vez en su historia, fué abierto al público.

Estas visitas son organizadas por el Gobierno de la Ciudad. Tenías que enviar un email previamente y lo respondían con un horario sugerido, para dos personas por inscripto. Solicitaban los nombres completos de los visitantes y su DNI. Las visitas eran cada 40 minutos en grupos de 20 personas quienes recorrían las instalaciones con un guía. En nuestro caso María Florencia lo hizo de manera impecable, respondiendo nuestras dudas y relatando la historia de esta magnífica propiedad.

El trabajo que realiza el GCBA es muy importante, ya que del éxito de estas experiencias depende que se logren “abrir” nuevas embajadas al público.

Quienes disfrutamos de la historia de nuestra querida Buenos Aires agradecemos la oportunidad y esperamos repetirla en el año 2017.

juano_flyer_logo_final-12

Relacionados

LATAM y la peor experiencia aeronáutica de mi vida... Tuve la suerte de no haber sufrido muchos traspiés aeronáuticos en mi "corta" vida. Recuerdo una cancelación de Singapore Airlines por problemas técni...
Vista guiada a la Casa Rosada Como fanático del Turismo Urbano, intento realizar salidas cerca de mi barrio o por nuestra hermosa Ciudad de Buenos Aires. Este vez teníamos reservad...
Mi primera vez en Salta y Jujuy Con mi esposa nos escapamos 5 días a Salta y Jujuy (sin los 3 chicos). Tratamos de hacer escapadas en pareja a pesar de los reclamos posteriores de nu...