juano_flyer_logo_final-13Soy un defensor acérrimo de los viajes “individuales”. Para mí entran en esta categoría los viajes solo (aún cuando tenés pareja), solo con hijo (aún cuando tenés pareja y otros hijos), solo con madre/padre o solo con amigo (si es que hay un fin adicional al mero hecho de escaparse). Detallaré mi teoría fundamentalista en un intento de convencerte de que viajar forma parte de las grandes decisiones de esta vida que no deben posponerse. Si no te convencí en estos posts que verás abajo, intentaré hacerlo en este.

La muerte y la consecuente decisión de viajar

Viajar, motor de cambio

Finalmente no me morí a los 40

Cuando menos resulta ser más

Quiero aclararte mi definición de viajar una vez más: viajar es irte una noche con tu pareja vía descuento Groupon a 20 km. de tu casa, es irte a la Patagonia con un amigo, es irte en carpa a Carmelo o volar a París. Lo lejos del destino pasa por tu interés y/o posibilidad económica.

Quiero animarte a que rompas el esquema de viajar “solamente” en familia/pareja. Mi viaje familiar anual es sagrado pero en el medio trato de incluir varios viajes que llamé “egoístas” y en verdad no lo son.

EN PAREJA, SIN HIJOS.

Trato de salir con mi esposa al menos una vez por semestre. Casi siempre aprovechando las ofertas de LATAM o Aerolíneas Argentinas con 40/50/60% de descuento.  Como te imaginarás, mi 3 hijos reclaman. Pero les explicamos que es muy importante tener espacio para nosotros dos solos. Lo entienden, al menos eso dicen. Pero no les cierra del todo. Les contamos que luego de 15 años de casados, tener un espacio de a dos, es tan necesario como movilizador dejarlos (se los digo hace 12 años… jeje). He recibido algunos tiros por elevación de algunos que opinan que habría que llevarlos, pero este punto no lo negocio. El año pasado pudimos escapar en 3 oportunidades y lo haría mucho más seguido si mi presupuesto lo permitiese. Si aún no lo haces, deberías imponer la regla del viaje semestral.

fotos de los 3

CON HIJO/A, sin pareja ni otros hijos.

Cuando nació mi segunda hija, con mi hijo mayor implementamos las “salidas de hombres”. Un espacio para nosotros dos solos que reemplaza lo que muchos padres disfrutan a través del fútbol con sus hijos yendo a la cancha. Ni a mi hijo mayor ni a mi el fútbol nos mueve la aguja y encontramos en esa salida un espacio de comunicación más “íntimo”. El pediatra nos dijo que sentirse “hijo único” por un rato sería importante para él. Luego, deformando la premisa, forzamos “el viaje hijo único”. Por decreto que luego validó el poder legislativo (mi esposa), instauré la regla de que cuando cada hijo termine el primario se iría de viaje con el padre de su mismo sexo. Por suerte tenemos 2 varones y 1 nena, por lo que viajaré 2 veces (con esta excusa).  Encontramos que los 12 años es una edad ideal en la que las charlas, confidencias y relaciones padre/hijo toman otra dimensión. Ellos están entrando en la adolescencia y una semana exclusiva con su papá/mamá será algo que no olvidarán. Entre nosotros, yo estoy más emocionado que él. En enero 2017 volamos a Miami y visitamos Cabo Cañveral, Tampa y Orlando. Fué increíble.

LEE TAMBIÉN  Lo lindo de que se termine un viaje

CON MAMA/PAPA, sin su esposo/a ni mi esposo/a.

Tratá de pensar si a algunos de tus padres le quedó un viaje pendiente o un sueño que ni se le ocurre decir en voz alta. Quizás tu mamá quisiera ir a visitar la Virgen de Lourdes a Francia, tu papá quisiera ir a ver un premio de F1 o regresar a Israel o Italia a conocer el pueblo de donde partió su familia. Quizás tu mamá no conoce las Cataratas del Iguazú o el Glaciar Perito Moreno y varias veces dijo “que lindo sería conocerlos”. Es más, quizás ni lo diga, pero vos debés saber que le gusta. Hace 8 meses le pregunté a mi mamá que tenía que hacer en Semana Santa. Me dijo que tenía que guiar las misas en la parroquia. La interrumpí y la invité a hacer el Camino de Santiago de Compostela. Por dos días no me habló. Se quedó sin palabras. Lloraba. Era un sueño que tenía con mi Papá y la vida no le permitió completar al morir hace 3 años. Nos fuimos en Abril de 2017 y no recuerdo en mis 40 años que hayamos compartido un viaje solos. Caminamos 123 km., dormimos en posadas durante 7 noches y llegamos juntos a la Catedral de Santiago de Compostela. Pero lo más importante es que lo hicimos juntos, en equipo, madre/hijo en un regalo mutuo que marcó un hito en nuestras vidas. Te lo conté en varios post y lo resumí en este: Consejos para hacer el Camino de Santiago

IMG_kbqoaj

CON AMIGO, sin pareja.

Acá hago una aclaración. Si bien no tendría problemas en irme con un amigo de vacaciones, no me genera un interés especial si no hay algo más allá que la elección del viaje. Por ejemplo, un viaje para correr. En 2013 me anoté con mi mejor amigo Sebastián en el Cruce de los Andes. Corrimos 100 km. en 3 días, durmiendo en carpa en medio de los Andes, en una travesía que se originó en Pucón, Chile y terminó en Junin de los Andes. Si tenés un amigo, vale la pena que compartan un viaje, como también tu pareja podría hacerlo con su amigo/a. Acá hago la excepción. No estoy fomentando el viaje a Carnaval de Río con 6/7 amigos. Mi propuesta consiste en una salida con tu amigo del alma, con el cual compartir unos días de parar la pelota y conversar de los temas que el día a día no te permite.

LEE TAMBIÉN  Cuando menos resulta ser más

Pucon

VIAJAR SOLO, solo con tu alma.

No me gusta. No me siento cómodo. El año pasado me fuí solo a Ushuaia por una oportunidad única que me brindó un amigo. Pero no soy de los que se irían solos. Me gusta compartir los viajes con “alguien”. Un día tuve un pico de estrés y me fuí a un retiro espiritual a Paraguay en el medio de la selva. Fue algo realmente extraordinario. No me gusta. Pero también creo que es una opción válida para escapar de la rutina y si tu pareja no tiene problema, también es una opción. Creo que ayuda a mirarse para adentro y hablar con uno mismo. En mi caso no funciona. Al menos eso creo porque no lo intento. Igual convengamos que con los viajes que comprometo anualmente con mi pareja, mi hijo, mi madre, mis amigos y mi familia, mucho espacio ni días de vacaciones me quedan.

IMG-20160502-WA0079

Me encantaría que me comentes que opinás y tus experiencias viajeras “egoístas”. Hay variantes con abuela, hermanos, padrino, etc. pero haría muy largo el post.

Tengo la bendición de estar casado con una mujer extraordinaria que apoya mis locuras. Debo confesar que le viene agarrando el gustito y en cualquier momento se arma un nuevo viaje furtivo. Ya tuvo sus experiencias “sola con madre y abuela”, “sola con hija” y “sola con amiga”. Esto es un viaje de ida, pero si se comparte con la pareja, es uno de “ida” cuando ella se va y de “vuelta” cuando vos te vas.

Si te sirve, usá mi POST como excusa para introducir el tema en casa….Espero que ayude a preparar el terreno. 😉

A viajar y disfrutar “individualmente”…. que no es lo mismo que disfrutar “solo”.

Relacionados

El 2017 me regaló 3 viajes que nunca olvidaré Tuve la suerte de viajar mucho en 2017, sobre todo en el primer semestre. Y si bien queda una escapada antes de fin de año, seguramente nada iguale es...
Cuando menos resulta ser más Juano Flyer tiene como logo una mochila. Para mi representa la vida de un viajero y la propia, la de todos los días. Siempre tuve la inquietud por via...
Un viaje como homenaje Esteban llegó puntualmente al bar a la hora convenida, ni un minuto antes ni un minuto después, a pesar de que su trayecto Versalles-Belgrano en colec...